Bel y Cia. Encargo para firma de moda.


Clica en la imagen para agrandar.

Cuando se habla de moda en Barcelona resulta imposible no pensar en Bey y Cia. Esta empresa se fundó en 1842 y desde entonces no ha parado de ofrecer la mejor calidad para sastrería y camisería, así como el mejor servicio de confección y atención al cliente.

En este link está el resto de imágenes.

 

 

Invitaciones de boda

Invitaciones de bodas bonitas y elegantes. Personalizadas. Eso es lo que hacen y con mucho oficio el equipo de Tinta Gris. Allí es donde el año pasado encargamos las invitaciones de nuestra boda.

El procedimiento es muy sencillo:
Tras un primer encuentro en su tienda de Barcelona para mirar de asesorarnos sobre el tema (íbamos bastante perdidos), nos enseñaron muchas invitaciones que ya habían realizado previamente. Así pudimos ver la cantidad de materiales que podíamos escoger y el tipo de diseño que más encajaba con nuestro gusto.

A partir de ahí, ya asesorados y aconsejados después de hacerles un sinfín de preguntas (¡pobres!) teníamos bastante claro todo. Sólo faltaba darles el texto escrito que queríamos y personalizar algunas cosas del diseño en la invitación, y mandárselo por email.

Del mismo modo, si no tenéis una idea clara ni siquiera un diseño propio, ellas os van guiando en todo el proceso y os mandan varias pruebas que realizan siguiendo vuestras indicaciones, para así facilitaros todo el proceso y que sólo tengáis que seleccionar la que más os guste.

También os pueden hacer las invitaciones sin tener que ir a la tienda. Visitando su web, llamando o por email, el proceso será el mismo. Y el resultado, una elegante invitación de boda, de eso no hay ningún tipo de duda.

Invitaciones de boda

Un año y pico después de nuestro encargo, quién lo iba a decir, tuve la oportunidad de trabajar con ellas como fotógrafo y descubrir su taller, el backstage donde crean e inspiran a cualquiera.

Aquí más imágenes que realicé de más invitaciones.

 

Sesión fotográfica de pareja en Barcelona

Hace unos pocos días me contactó una chica que quería hacer una sesión de fotos con su pareja. Me explicó lo que estaba buscando con estas imágenes y rápidamente nos pusimos manos a la obra con el día y la hora. Como suele ser habitual en estas sesiones estuvimos un par de horas entre que llegamos, tomamos una cerveza (hacía bastante calor) y decidimos el lugar exacto donde íbamos a realizar la sesión.

A partir de ahí todo salió perfecto. Teníamos una luz genial, una idea clara de lo que teníamos que hacer y una gran predisposición para que todo saliera así.

Por cierto, no he explicado qué estaban buscando con esta sesión, pero creo que se ve claramente en las imágenes. Felicidad. Y a pesar de que por mi carácter inquieto a mi me gusta abordar todo tipo de géneros (entiéndase, estilos fotográficos) estoy realmente encantado que muchas de las imágenes que últimamente voy seleccionando y subiendo a esta web, transmitan justamente eso: felicidad.
Para otros estilos, ya tengo otros lugares donde subo otro tipo de imágenes.