Sony A7ii

cámara sony a7ii

La primera cámara que me compré fue una Canon 400d (también llamada Rebel Xti). Era una época en la que las compactas digitales ya habían apartado a casi todas las cámaras reflex analógicas del mercado y era extraño ver cámaras “grandes”. Lo recalco entre comillas porque en realidad es una cámara no muy grande, pero en aquella época, cuando yo la adquirí, todo el mundo quedaba bastante sorprendido del “camarón” que tenía.

La verdad es que la pude comprar gracias al dinero recibido tras un accidente en el que me quedé sin coche (fue declarado siniestro total) y, claro está, la responsabilidad no fue mía. De otro modo, no hubiera comprado la cámara.

Ya existían modelos superiores, pero muchísimo más caros. Y por aquel entonces yo no sabía qué uso iba a darle a la cámara. Necesitaba saber si era un capricho o si por el contrario iba a amortizarla, en cuyo caso más adelante, ya me compraría un modelo superior.

Al poco tiempo ya me di cuenta que la usaba mucho. Y no fue hasta un par de años después que me decidí en hacer la gran inversión. Me compré la Canon 5D. Esto era el año 2008 y hasta día de hoy esta vieja cámara me ha acompañado sin descanso, incluso en los días en los que más uso le he dado al analógico. Sí, porque entre medio de esta cámara han llegado cuatro más, pero analógicas. Mis inversiones durante este periodo fueron para este medio, dejando de lado invertir en una otra nueva digital. Y viendo cómo iba cambiando y evolucionando la escena digital, falta me hacía. En los 8 años siguientes aparecieron dos modelos actualizados con respecto a la primera. La Canon 5d II y la III.

Y aunque desde que empecé siempre fui de Canon, siempre estuve alerta a las nuevas cosas que aparecían en el mercado. Tenía que estar convencido de mi siguiente paso y con la primera Sony A7 casi lo estuve. Ya cuando salió la Sony A7ii, lo tuve claro. Después de ver muchas imágenes de otros que la adquirieron antes que yo, sabía que iba a ser mi nueva cámara.

Y con algo de retraso, aquí está. Mi nuevo juguete.

Es pequeña, pesa poco, es bonita y es un camarón que espero que me de los mismos bueno resultados que durante este largo tiempo me dio la 5d.

 

Oona Julia

01

Otra preciosa manera de hacer diarios. Tomo nota para los próximos diarios en papel que tengo pendientes de hacer, los tres que tengo en esta web. Del de Roma y Japón tengo un montón de recuerdos, tickets, panfletos, mapas, pegatinas y cosas varias que recopilé pensando en el momento en que los llevara al papel. Tengo muchas ganas de empezar y poco tiempo para hacerlo.

02

Porque sigo actualizando poco a poco esta web (hay mucha selección que trato de llevar a cabo un rato cada día antes de subir alguna imagen). También sigo actualizando la web de bodas y cuando tengo tiempo y ganas voy maquetando el diario de Japón y Maldivas.

03

De momento me va muy bien descubrir artistas como estas de las que recojo ideas o simplemente me inspiran visualmente para intentar darle a mis futuros diarios ese aire que tanto me gustaría…

Más en su cuenta de flickr: Oona Julia

Lúa Ocaña

Maravillosa serie (no sé exactamente cómo definirla) que nos presenta una fotógrafa que me inspira mucho. Ella y su pareja Laura, que tuve el placer de conocer en el taller de Ilan Wolff, son dos artistas cuya obra personal e íntima de sus vidas, vale mucho la pena seguir.

01 (1)02 (1)03 (1)04

Yo que ando metido en la confección de algunos diarios personales, me muero literalmente de envidia al ver lo que ellas hacen. ¡Cuánto me queda por aprender, qué ilusión!

Hay más series súper bonitas, que deberíais visitar sí o sí, pero de momento os dejo algunas imágenes de la primera que me cautivó: Conjunto vacío Ø.

LINKLúa Ocaña.
LINKLa memoria del papel.

Reflexión fotográfica de Óscar Molina.

Me sigue pareciendo súper interesante la entrevista que en Sales de Plata le hicieron a Óscar Molina en 2013 y el análisis que hizo éste sobre fotografía. Aunque va más dirigido a la fotografía personal o de autor, creo que se puede extrapolar a otros ámbitos y no necesariamente fotográficos.

Sinceramente, no sé hacia dónde va la fotografía ni tengo claro hacia dónde va el mundo. Uno puede ir de profeta y a los pocos años o meses darse cuenta de que se ha equivocado de punto a punto. Ya es bastante complejo entender lo que pasa ahora mismo, como para aventurarse sobre lo que ocurrirá dentro de unos años. Hay tal cantidad de información en forma de fotografías que da la sensación de saturación, de que hemos llegado a un fin de ciclo. Hay autores y trabajos interesantes en torno a la fotografía y con las fotografías, una creatividad extraordinaria en algunas propuestas individuales, y por otra parte un influjo de tendencias que tiñen de un mismo tono el trabajo de autores que se parecen demasiado entre sí. Eso es parte de lo que veo ahora.

Imagen de Óscar Molina
Imagen de Óscar Molina

 

 […] Respecto a qué falta o qué sobra en el entorno fotográfico. Creo que sobran muchas cosas,… y entre ellas están los egos de la fotografía, esa compulsión hacia el reconocimiento en los que empiezan, a ser un talento emergente, recibir aplausos, el afán de medrar, a veces desmedido y a mayor gloria de fatuos egos y narcisos, en aquellos que han conseguido un reconocimiento o una fama. Sobran los aplausos en la fotografía, pero sobre todo el deseo ávido de conseguirlos. Sobra ruido. Hay muchos lastres. Sobran talentos emergentes y faltan críticos detergentes, sobran descubrimientos y faltan trabajadores de oficio. Sobran fiestas de la fotografía y falta concentración y silencio… falta escucha. Sobra información y potencia en las herramientas. Falta reencontrar límites. Falta un sistema de enseñanza estructurado y efectivo que no sólo informe, sino que además forme a futuros fotógrafos, creadores, artistas, y que no dependa tanto de referencias económicas, sino de una sensibilidad política. Falta sensibilidad política. Falta sensibilidad en general. La calidad de la enseñanza pública de la fotografía es muy discutible, y la enseñanza privada hace lo que puede (que a veces es mucho), pero se la juega cada día, ya que se sustenta sobre una estructura de tipo empresarial y por lo tanto no deja de estar al albur de factores e intereses externos a la propia enseñanza, que modelan su desarrollo. En fin, son sólo algunas observaciones, es una pregunta compleja.

Amazon Drive

Para todos aquellos que acumulamos una gran cantidad de fotografías (tanto personales como de encargos) tener copias de seguridad de las mismas se convierte en una necesidad prioritaria.

Hasta ahora he estado usando el almacenamiento de Google Fotos, que en su modalidad gratuita permite almacenamiento ilimitado para todas las imágenes. Pero con un GRAN inconveniente para los fotógrafos, bueno, de hecho, dos: el primero es que los archivos Raw directamente los convierte a jpg. Y el segundo, que no admite los archivos xmp que acompaña a los Raw.

Con todo, Google Fotos sigue siendo una buena opción para aficionados o para aquellos que se conforman con tener una copia en jpg a costa de perder los raw…

Pero para poder conservar los raw, los xmp, los documentos, etc. Siempre voy llenando discos duros de copias de seguridad, cada vez de mayor tamaño (no olvidemos que las imágenes con las cámaras actuales ocupan una barbaridad) y haciendo duplicados ante el temor que el disco duro se estropee.

Amazon Drive-01

Hasta que he descubierto Amazon Drive.

Por 90€ al año (7,5€ al mes) dispones de almacenamiento ilimitado para cualquier tipo de archivo fotográfico (Jpg, raw, png, etc.). Y con este plan tienes 1 TB de espacio para otros tipos de archivos: Desde un word, un excel, un mp3, un vídeo, etc.

TODO lo que tienes en el ordenador habitualmente lo puedes subir a Amazon Drive. Para las imágenes hay que realizar un pequeño truco. No subirlas a la carpeta que por defecto trae el servicio de Amazon Drive. Te creas una nueva carpeta y las subes a esa nueva que has creado, porque si la subes a la que viene por defecto, creo recordar que también convierte las imágenes a jpg.

De momento, he subido todos los documentos que he ido almacenando a lo largo de los años, así como los mp3 y otros archivos, y ya llevo más de 1Tb de imágenes subidas. La verdad es que la velocidad de subida es francamente buena.

Y otra cosa buena, vaya donde vaya, puedo acceder a todo lo que tengo.

Creo que es la forma más fácil, segura y cómoda de tener copias de seguridad de todo.