Oona Julia

01

Otra preciosa manera de hacer diarios. Tomo nota para los próximos diarios en papel que tengo pendientes de hacer, los tres que tengo en esta web. Del de Roma y Japón tengo un montón de recuerdos, tickets, panfletos, mapas, pegatinas y cosas varias que recopilé pensando en el momento en que los llevara al papel. Tengo muchas ganas de empezar y poco tiempo para hacerlo.

02

Porque sigo actualizando poco a poco esta web (hay mucha selección que trato de llevar a cabo un rato cada día antes de subir alguna imagen). También sigo actualizando la web de bodas y cuando tengo tiempo y ganas voy maquetando el diario de Japón y Maldivas.

03

De momento me va muy bien descubrir artistas como estas de las que recojo ideas o simplemente me inspiran visualmente para intentar darle a mis futuros diarios ese aire que tanto me gustaría…

Más en su cuenta de flickr: Oona Julia

Lúa Ocaña

Maravillosa serie (no sé exactamente cómo definirla) que nos presenta una fotógrafa que me inspira mucho. Ella y su pareja Laura, que tuve el placer de conocer en el taller de Ilan Wolff, son dos artistas cuya obra personal e íntima de sus vidas, vale mucho la pena seguir.

01 (1)02 (1)03 (1)04

Yo que ando metido en la confección de algunos diarios personales, me muero literalmente de envidia al ver lo que ellas hacen. ¡Cuánto me queda por aprender, qué ilusión!

Hay más series súper bonitas, que deberíais visitar sí o sí, pero de momento os dejo algunas imágenes de la primera que me cautivó: Conjunto vacío Ø.

LINKLúa Ocaña.
LINKLa memoria del papel.

El día que regresé

Últimamente leo mucho. Siempre me gustó, pero estaba tan centrado en la fotografía que había perdido hasta el interés. Crear imágenes mentales a través de las palabras leídas, ambientes y paisajes descritos y hacerlos nuestros.

cafeteria coruña

Crear imágenes del tipo que sea es un gran estímulo. Una luz, unas sombras, unos colores y un ambiente. Y la historia que hay detrás de cada imagen, aunque muchas veces a simple vista nada parece indicar que haya historia alguna. Pero siempre la hay.
La historia de esta imagen es tan sencilla como cualquier otra historia que conozcas. Pero mejor no la cuento. Siempre es mejor imaginarla.