Un día de cumpleaños

Desde que empezó la pandemia, cambiaron muchas cosas a nivel global. También a nivel personal y, de algún modo también, a nivel fotográfico. Estoy usando más que nunca el blanco y negro. Y me sorprende, cuando yo casi siempre he tirado de color. Pero por alguna razón, siento que me describe más en estos momentos que aún no son como solían ser. Quizás cuando volvamos a la normalidad volverá a prevalecer el color…

Estas imágenes las tomé en la comida de cumpleaños de Chechu, en Galicia. En una sobremesa en la que -de repente- no podía soltar la cámara.

Los estoy mal acostumbrando. Cada vez quieren más y mejores. Y me regañan cuando ven que llevo rato sin sacar la cámara…