Diario de Japón

Ahora que parece que dispongo de algo de tiempo (los últimos meses no ha sido así) necesito retomar el diario de Japón. Porque a pesar de haber apuntado en una libreta las cosas de cada día, es imposible anotarlo todo y tengo miedo que la memoria me falle si lo dejo pasar más tiempo…

Diario de Japon. Kanazawa.

Y es que además, necesito terminarlo aquí para poder empezar el diario en papel, el de verdad, en el que enganchar las fotografías, los tickets, recuerdos, etc.
Supondrá mucho trabajo, pero será divertido.

Bordeaux et Saint-Émilion

Bordeaux
Burdeos. Kodak Portra 400. 35mm.

El último fin de semana de julio fuimos a ver a una amiga que llevaba poco más de un mes viviendo en Burdeos (Bordeaux). Viaje relámpago, la verdad, porque en un fin de semana es algo justo para poder conocer mejor un lugar… Aún así, creo que lo aprovechamos bien.
Nos recibieron en la casa donde está alojada con una cena degustación de vinos y quesos, en el transcurso de la cual empecé a hablar francés e inglés con pasmosa facilidad. Esos vinos franceses de la zona entran tan suaves que ni te enteras y es fácil perder el control y romper ciertas formas “afrancesadas” que hasta entonces siempre había atribuido a una cierta clase burguesa inglesa.

Bordeaux. Burdeos
Burdeos. Kodak Portra 400. 35mm.

Y es que tomar unos vinos con el estómago vacío acompañado únicamente por unos quesos y algo de comida española es fácil, tremendamente fácil, dejar de hablar bajito como ellos y difícil, tremendamente difícil, estar sentadito diciendo “oh, la lá este vino tiene un sabor de roble de guillotine exquisité, mon ami…“. NO. Imposible.

Bordeaux. Burdeos
Burdeos. Kodak Portra 400. 35mm.

Así que la primera noche en Burdeos (Bordeaux) fue más divertida de lo previsto. El resto del fin de semana podría resumirse en una caminata -sin resaca- de 20km el sábado, recorriendo y conociendo la ciudad, comiendo en un sitio pequeñito y acogedor y cenando en otro buenísimo. Y el domingo tras repetir desayuno con unos deliciosos croissants y cafés, visita cultural a un pequeño pueblo a media hora de Burdeos, Saint-Émilion.
Conocido principalmente por su producción de vino, es hermoso de visitar y envidiar esas casas tan grandes con sus viñedos enormes.

Burdeos es conocida como la pequeña París. Fue un amor a primera vista ya desde nuestra llegada el viernes por la noche. Me enamoré de la ciudad. Y seguramente ya nunca podré ser objetivo cuando hable y recomiende este ciudad de la región de Aquitania, en el sur de Francia.

En fin, nos encantó. Todo. La ciudad, la comida, el vino… Para repetir, sin duda.
Aquí el resto de imágenes.

Notas finales: Todos los consejos de SEO dicen que para mejorar el ranking de esta página y subir en los resultados en las búsquedas de google, tengo que escribir artículos con un mínimo de texto y compartirlo por todas partes. Pequeña confesión del porqué de este y otros artículos.

Japón

Ayer por la noche tuve una cena por la zona de la torre mapfre, en el puerto olímpico de Barcelona. Y en un momento en el que me escapé a fumar un cigarro, tuve una nostalgia inmensa y un deseo terrible de volver a Japón, un año después de haber estado allí. Concretamente a Kyoto.
Una ciudad que me pareció maravillosa desde el minuto cero y que con el paso del tiempo me lo parece aún más cuando en momentos como el de ayer me vienen flashes de sensaciones que tuve y al parecer retuve de un modo nítido y claramente emotivo.
Y eso que -toca puntualizar- terminamos el viaje a Japón con la certeza de que nunca más íbamos a volver. No porque no nos hubiera gustado, nos gustó mucho, pero en ese momento quizás no lo suficiente como para plantearnos regresar a un destino tan lejano, habiendo tantos destinos que aún queremos visitar y conocer.

Y sin embargo, ayer mataba por estar de vuelta. Hasta me imaginé viviendo allí una temporada. Y hoy, escribiendo esta entrada, no es sólo Kyoto, también Tokyo. Quién sabe, mañana también puedo añadir otras ciudades o pueblos de Japón…

Tokyo
Contax 645. Kodak Portra 400

Vacaciones en Italia

Estoy de vuelta después de tres semanas repartidas entre Galicia y Italia (Toscana y Cinque Terre). Y traigo un montón, pero un montón, de carretes y espero que buenas imágenes. Pero ahora mismo tengo otros proyectos que terminar antes de poder dedicarme a mirar con calma todas y cada una de las imágenes de este verano.

Tengo que confesar que no he podido evitar echarle un vistazo rápido hoy, que me han entregado las imágenes del laboratorio. Y voy a compartir la última del viaje.

barco
Contax 645 – Kodak Portra 400

Diario fotogáfico en papel

Hace casi dos años se me ocurrió la idea de ponerle palabras a cada una de las imágenes que hice en Galicia durante el verano de 2014. Si bien la primera idea era crear un pequeño diario de recuerdo al uso, desde que empecé a maquetarlo tomó otro camino y acabó convirtiéndose en algo que podría definir como un diario emocional.

Tiene estructura cronológica. Se resume y, a veces intuye, lo que hicimos cada día. Pero cada página, con su imagen y texto que lo acompaña, es básicamente un sentir. A veces muy personal, otras veces completamente universal.

Y lo que empezó como un juego, rápidamente se convirtió en una necesidad de llevarlo al papel, a la forma original en la que la fotografía desde siempre fue concebida y no “perdida” en mi ordenador o en mi web. Han tenido que pasar muchos meses para que esta idea se convierta en realidad. No es fácil encontrar álbumes personalizados, de calidad, bonitos y que se ajusten a lo que uno anda buscando, ni encontrar el tiempo y las ganas en este mundo ferozmente rápido en el que vivimos hoy.

Pero aquí está. El primero de muchos (espero).

 

album clasico de fotosalbum clasico de fotos

album fotográfico vintage album fotográfico vintage album fotográfico vintage album fotográfico vintage album fotográfico vintage album fotográfico vintage album fotográfico vintage