A miles de kilómetros de Maldivas

Aquí traigo otra fantástica sesión fotográfica familiar. De nuevo en la playa, que es uno de los lugares donde los pequeños suelen divertirse más y donde todo resulta fácil, incluso para unos padres que no habían posado antes y que “simplemente” fueron ellos mismos.
Además de un buen recuerdo fotográfico, siempre quedará en la memoria que fue en este día y preciso momento, que el pequeño dio sus primeros pasos!

El resto de imágenes se pueden ver aquí.


Cámar utilizadas en esta sesión:
Contax 645. Kodak Portra 400. Las primeras 2 imágenes.
Sony A7 II. El resto de imágenes.

Sesión fotográfica familiar

Me encanta poder fotografiar estas cosas. Imágenes que quedarán en sus memorias, que serán enmarcadas en los salones de sus casas, en el perfil de whatsapp o en el fondo de pantalla de sus móviles. Imágenes que siempre recordarán y los niños cuando sean adultos seguramente adoren, como hacemos nosotros con las pocas que tenemos de nuestra infancia.
Imágenes que son como el buen vino. Dentro de 20 años serán auténticas joyas para ellos.

Contribuir a que eso ocurra es algo que simplemente adoro.

En este enlace se pueden ver otras tantas de esta sesión fotográfica familiar.

 

Fotografías de bautizo.

Cuando Olga me contactó para realizar las fotografías de bautizo de su hija Anna en Roses fue un regalo. Porque habían alquilado una preciosa masía rural donde íbamos a empezar las imágenes y celebrar después de volver de la iglesia un aperitivo y comida de celebración. Todo ello acompañado de un espectacular día soleado de diciembre y -tengo que decirlo- de un trato exquisito por su parte. ¡Qué gusto trabajar así! Personas súper amables, educadas y atentas, un entorno precioso y una niña tan simpática como bonita.

fotografías de bautizosFotógrafo de bautizosFotógrafo de bautizosFotógrafo de bautizosFotógrafo de bautizosFotógrafo de bautizos Fotógrafo de bautizos

Si queréis ver el resto en este enlace hay un pequeño resumen de ese día.

Fotografía en papel

A toda velocidad. Es así como funciona nuestra vida hoy en día. Todo o casi todo es un hacerlo para ya o incluso para ayer, sin obligarnos a detenerlo todo y respirar. Y disfrutar. Y sentir, palpar, tocar, envolver… Valorar.

De un tiempo a esta parte he sentido la necesidad de ir parando. Sin perderme demasiado, pero ir parando. En términos fotográficos eso se ha traducido en un retorno a la fotografía analógica, a la impresión de álbumes fotográficos como no tan antiguamente se hacían y a la impresión de imágenes a papel. Todo ello sin dejar de lado la fotografía digital, los álbumes digitales y las cuentas digitales como bien podría ser instagram. Porque no se trata de ir en contra de, sinó en tratar -de nuevo-, parar. Poner orden. Y otra vez, valorar. Disfrutar. Y sentir larga y pausadamente. De eso se trata. O de eso trata mi necesidad, que no es fácil conseguir en estos tiempo locos, pero qué cojonudo resulta cuando se hace.

De ahí que ahora vaya seleccionando e imprimiendo algunas imágenes en papel. Para enmarcar o para poner en un álbum. Y cuando lo tengo delante de mi siempre pienso: “¡Qué diferencia!”

fotografía para decorar

Para esta entrada del blog, subo esta imagen que escogí de una de las últimas sesiones que he hecho, del mismo modo que hubiera podido escoger otras cuantas que tenía y me encantaban también, pero papel o digital, sí que hay una cosa que no cambia y es el tener que elegir.

 

Sesión fotográfica familiar en el campo

 

Sesión fotográfica familiar

Esta es la segunda sesión fotográfica familiar en Barcelona que realizo con esta encantadora familia. En los últimos tres años nos hemos ido viendo para realizar una por año. La primera de ellas fue con Teo como absoluto protagonista. Unas fotografías en la playa de S’Agaró que están entre mis preferidas (algunas se pueden ver en la sección de fotografía de niños). Después vino una sesión de embarazada cuya consecuencia fue, Abril. Y ya con ella, hicimos esta nueva sesión en un soleado y caluroso día de septiembre.

No sé hasta qué punto va a sonar a tópico esto que voy a decir, pero no me lo quiero callar suene como suene. Para mi trabajar con personas como ellas es algo que da sentido a lo que hago. Siempre les digo lo fácil que resulta hacer estas sesiones con ellos, que apenas tengo que apretar el botón de disparar porque prácticamente son ellos los que me dan las imágenes sin que yo tenga que corregir nada. Plus aparte de la buena onda que siempre tienen y el buen feeling que hemos desarrollado a lo largo de estos tres años.

Pienso que me encantaría hacerles una cada año durante muchos años y poder hacer un álbum de cómo han ido creciendo.

Aquí un pequeño resumen de algunas de las imágenes. Se pueden clicar para ampliar…

Sesión fotográfica familiar
Sesión fotográfica familiar
Sesión fotográfica familiar
Sesión fotográfica familiar
Sesión fotográfica familiar
Sesión fotográfica familiar
Sesión fotográfica familiar Barcelona
Sesión fotográfica familiar BarcelonaSesión fotográfica familiar Barcelona
Sesión fotográfica familiar Barcelona
Sesión fotográfica familiar Barcelona
Sesión fotográfica familiar Barcelona

 

Para ver más imágenes de esta sesión, podéis clicar aquí.