Diario de Japón

Ahora que parece que dispongo de algo de tiempo (los últimos meses no ha sido así) necesito retomar el diario de Japón. Porque a pesar de haber apuntado en una libreta las cosas de cada día, es imposible anotarlo todo y tengo miedo que la memoria me falle si lo dejo pasar más tiempo…

Diario de Japon. Kanazawa.

Y es que además, necesito terminarlo aquí para poder empezar el diario en papel, el de verdad, en el que enganchar las fotografías, los tickets, recuerdos, etc.
Supondrá mucho trabajo, pero será divertido.

Bordeaux et Saint-Émilion

Bordeaux
Burdeos. Kodak Portra 400. 35mm.

El último fin de semana de julio fuimos a ver a una amiga que llevaba poco más de un mes viviendo en Burdeos (Bordeaux). Viaje relámpago, la verdad, porque en un fin de semana es algo justo para poder conocer mejor un lugar… Aún así, creo que lo aprovechamos bien.
Nos recibieron en la casa donde está alojada con una cena degustación de vinos y quesos, en el transcurso de la cual empecé a hablar francés e inglés con pasmosa facilidad. Esos vinos franceses de la zona entran tan suaves que ni te enteras y es fácil perder el control y romper ciertas formas “afrancesadas” que hasta entonces siempre había atribuido a una cierta clase burguesa inglesa.

Bordeaux. Burdeos
Burdeos. Kodak Portra 400. 35mm.

Y es que tomar unos vinos con el estómago vacío acompañado únicamente por unos quesos y algo de comida española es fácil, tremendamente fácil, dejar de hablar bajito como ellos y difícil, tremendamente difícil, estar sentadito diciendo “oh, la lá este vino tiene un sabor de roble de guillotine exquisité, mon ami…“. NO. Imposible.

Bordeaux. Burdeos
Burdeos. Kodak Portra 400. 35mm.

Así que la primera noche en Burdeos (Bordeaux) fue más divertida de lo previsto. El resto del fin de semana podría resumirse en una caminata -sin resaca- de 20km el sábado, recorriendo y conociendo la ciudad, comiendo en un sitio pequeñito y acogedor y cenando en otro buenísimo. Y el domingo tras repetir desayuno con unos deliciosos croissants y cafés, visita cultural a un pequeño pueblo a media hora de Burdeos, Saint-Émilion.
Conocido principalmente por su producción de vino, es hermoso de visitar y envidiar esas casas tan grandes con sus viñedos enormes.

Burdeos es conocida como la pequeña París. Fue un amor a primera vista ya desde nuestra llegada el viernes por la noche. Me enamoré de la ciudad. Y seguramente ya nunca podré ser objetivo cuando hable y recomiende este ciudad de la región de Aquitania, en el sur de Francia.

En fin, nos encantó. Todo. La ciudad, la comida, el vino… Para repetir, sin duda.
Aquí el resto de imágenes.

Notas finales: Todos los consejos de SEO dicen que para mejorar el ranking de esta página y subir en los resultados en las búsquedas de google, tengo que escribir artículos con un mínimo de texto y compartirlo por todas partes. Pequeña confesión del porqué de este y otros artículos.

Diario fotogáfico en papel

Hace casi dos años se me ocurrió la idea de ponerle palabras a cada una de las imágenes que hice en Galicia durante el verano de 2014. Si bien la primera idea era crear un pequeño diario de recuerdo al uso, desde que empecé a maquetarlo tomó otro camino y acabó convirtiéndose en algo que podría definir como un diario emocional.

Tiene estructura cronológica. Se resume y, a veces intuye, lo que hicimos cada día. Pero cada página, con su imagen y texto que lo acompaña, es básicamente un sentir. A veces muy personal, otras veces completamente universal.

Y lo que empezó como un juego, rápidamente se convirtió en una necesidad de llevarlo al papel, a la forma original en la que la fotografía desde siempre fue concebida y no “perdida” en mi ordenador o en mi web. Han tenido que pasar muchos meses para que esta idea se convierta en realidad. No es fácil encontrar álbumes personalizados, de calidad, bonitos y que se ajusten a lo que uno anda buscando, ni encontrar el tiempo y las ganas en este mundo ferozmente rápido en el que vivimos hoy.

Pero aquí está. El primero de muchos (espero).

 

album clasico de fotosalbum clasico de fotos

album fotográfico vintage album fotográfico vintage album fotográfico vintage album fotográfico vintage album fotográfico vintage album fotográfico vintage album fotográfico vintage

Diario de Galicia.

Mi obsesión por los diarios personales no sé de dónde me viene. Durante muchos años escribía a diario en una libreta las cosas que necesitaba contar a alguien, pero mi carácter discreto y reservado de algún modo me invitaba a contármelo únicamente a mi.

No necesariamente, pero el hecho que desde la adolescencia -momento en el que empecé a escribir- empezara a obsesionarme también en llevar una cámara para tener recuerdos de todas las cosas que con amigos o familia hacía, tenía cierta relación. Sin palabras, sólo con imágenes, al cabo de los años e imágenes acumuladas, iba teniendo también un diario. Menos detallado, pero más evocador. Y, sobretodo, más fácil.

Sea como sea, llegó internet, me salieron canas, perdí la virginidad (no recuerdo el orden) y con un descomunal flash-forward me planté en 2014 con una idea que -aún no sé porqué- no se me había ocurrido hasta entonces: Juntar ambas versiones de diarios.

El de Galicia fue el primero. Sincero y sentido. Y público. Completamente público. Esto es algo difícil de explicar a quienes no acaban de comprender que algo tan personal sea expuesto a ojos ajenos. Pero por resumirlo de algún modo, puede ser la eterna necesidad humana de compartir. Porque una cosa que no se comparte no tiene vida. Y a mi me encanta la vida.

Página del diario de Galicia

Si le quieres echar un vistazo, sólo tengo dos premisas: Pasa las páginas por orden. Y lee con calma. De otro modo, no vale la pena mirarlo.

Para más comodidad, una vez cliques en una imagen, se puede ir avanzando con las teclas derecha o izquierda para retroceder. Aquí el link.

Y si lo quieres descargar como PDF, pulsa aquí.