El día que regresé

Últimamente leo mucho. Siempre me gustó, pero estaba tan centrado en la fotografía que había perdido hasta el interés. Crear imágenes mentales a través de las palabras leídas, ambientes y paisajes descritos y hacerlos nuestros.
Crear imágenes del tipo que sea es un gran estímulo. Una luz, unas sombras, unos colores y un ambiente. Y la historia que hay detrás de cada imagen, aunque muchas veces a simple vista nada parece indicar que haya historia alguna. Pero siempre la hay.
La historia de esta imagen es tan sencilla como cualquier otra historia que conozcas. Pero mejor no la cuento. Siempre es mejor imaginarla.

descarga

Publicado por

Santi Gili

Fotógrafo en Barcelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *